lunes, 28 de febrero de 2011

Diccionario, microrelato, pensamientos breves desarrollados con menos palabras. Publicado por gentileza del grupo Heliconia en el blog Químicamente impuro: Compromiso: Ella, después de mucho renegar, desenchufó la heladera y con un cuchillo removió una capa de hielo que convertía al congelador en una réplica en miniatura de la Antártida, donde, además, tres milanesascongeladas emulaban las instalaciones de la base Marambio. Él se agachó debajo de la cocina para arreglar la pileta. No sabía nada de plomería, pero era voluntarioso. Y menos sabía de matrimonio, pero al ver a su mujer removiendo el hielo, tuvo un impulso que no pudo reprimir. Ella dejó de golpear y lo miró. No lo insultó porque sabía que hablaba en serio. En cambio, lloró. Y no de emoción. ¿Cómo se le ocurría proponérselo tirado en el piso de la cocina, con las manos engrasadas, sin remera y tratando de arreglar la pileta?, se quejó ella. ¿Y por qué no? Preguntó él. Sos un animal, gritó ella. Y entonces él se ofendió.

viernes, 18 de febrero de 2011

Se agrega un comentario sobre la obra de Julian Barnes "El loro de Flaubert" o una serie de buenas ideas que hacen de una biografía algo distinto al "Nació y murió con el estorbo de la escuela y el trabajo de por medio" y después de saber que pasó con el loro del autor de Madame Bovary, se debe correr a la libreria más cercana y exiguir "Una historia del mundo en diez capítulos y medio", también de Julian Barnes

domingo, 13 de febrero de 2011

Tras las numerosas y favorables repercusiones de la entrega anterior (aunque lean un engañoso número CERO en los comentarios) hoy se publicó en el diario un nuevo capítulo de la saga de los científicos, quienes por primera vez están en un mismo lugar con el ministro de Economía. Se lee esta entrega número 20 como siempre en la página DESDE EL OTRO RINCÓN

sábado, 12 de febrero de 2011

Un microrelato, ¿o un pensamiento? También una definición para el diccionario que se viene: --------------------------------------------------- Melancolía: lugar del que vuelvo al despertar