martes, 30 de agosto de 2011

Inmortalidad:

El hombre busca la inmortalidad. Para esta vida, para la otra; cualquier tipo de inmortalidad: escrita, sonora; como sea, el hombre quiere ser recordado. Hace dos siglos, tras ensayos randomizados y experimentación fase 5 se conoció la vacuna Ab aeternum que prolongó la vida hasta el límite de la capacidad celular: 163 años. Nadie moría antes, al menos por enfermedades. Pero pronto se vio el primer efecto adverso. A los 109 años las personas se deprimían. Se trató de ocultar pero, como en las antiguas películas de zombis, la peste se esparció. La vacunación masiva se detuvo, pero el daño no. Las personas al cumplir 109 años se deprimen y suicidan; algunos con métodos cruentos, otros dejan de alimentarse. Hoy leí que un hombre cumplió 110 años y aún es feliz. Eso nos da esperanza. Se cree que es por el arroz que consume. Pero no se sabe nada más.

domingo, 28 de agosto de 2011

Se agrega la letra I al diccionario que crece en ALEGORÍAS o todo lo contrario:

Intención:
Palabra sin ningún significado que usan las personas para justificarse cuando deberían haber hecho algo y no lo hicieron.


Intuición: Segmento en que se divide el día. Desde hace 3 años, una secta de bioquímicos sostiene que el día ya no tiene 24 horas. Afirman que tiene alrededor de 21 horas, minutos más o menos. No poseen ningún marco teórico que les permita poner en marcha un experimento con el que demostrar su hipótesis. Y mucho menos han desarrollado la capacidad de repetir dicho experimento. La prueba, para ellos, está en el cansancio, el hastío, el mecanicismo, el tedio, el aplastamiento que causa levantarse cada día a trabajar.

jueves, 25 de agosto de 2011

Se agrega a la sección LIBROS AJENOS, algo de poesía ajena, sin análisis, sin comentarios, se encontrarán frente a frente con poesías de Evangelina Aguilera, Jorge Chiesa y Fabián Iriarte que tienen mucho que decir.

domingo, 21 de agosto de 2011

Una nueva entrega de la columna del diario La Capital de Mar del Plata. El diccionario llegó a la letra I, se lee en Alegorías y todo lo contrario

domingo, 14 de agosto de 2011


Herencia:

En la intersección de la calle Rivadavia con la calle Corrientes, donde siempre a las parejas les preguntan si les pueden hacer 5 preguntas cortas sobre la ciudad de Mar del Plata, un hombre lleno de tatuajes y aros en la cara, me entregó esta breve encuesta anónima:

Seleccione una y sola una de las siguientes opciones que le gustaría se validara en el transcurso de la próxima semana:

1) Heredará de una abuela su longevidad y próspera vida

2) Heredará de un tío su auto extranjero del año 1939

3) Heredará de su padre su enorme cuenta bancaria

4) Heredará de un amigo su bodega

Se la entregué y el hombre de los aros y tatuajes, sin mirar qué había elegido me dio otra hoja. Para que la leyera en mi casa, dijo, y me la dio. A continuación la transcribo:


Si eligió la opción número 1 será un pobre paria idealista, tan infeliz ante la adversidad como inmune a las gripes. Morirá por agotamiento, con los ojos y el cuero del cuerpo gastado de tanto usarlo, pero morirá solo, sin sus seres queridos, quienes lo despreciaran por pobre y, por sobre todas las cosas, por beodo, aguafiestas y ostentoso parlanchín de una salud de hierro.

Si eligió la opción 2 sepa que el auto tardará una semana en tener un desperfecto que le obligará a buscar repuestos que ya no existen y por tanto a comprarlos e importarlos desde un país europeo donde contraerá una extraña enfermedad, que, por su débil salud, lo mantendrá postrado hasta el día de su muerte. Por supuesto que será llevado de la funeraria al cementerio en su auto importado recién arreglado.

Si eligió la opción 3 sepa que la fortuna y el dinero de nada le servirán, porque al salir del banco será atropellado por un anciano que maneja un hermoso auto de colección

Si eligió la última opción será feliz, tendrá una considerable fortuna que hará con su propio esfuerzo, comprará un hermoso auto que todos envidiaran, viajará, tendrá hijos y todo lo que desea, salvo que siempre, pero siempre, se acordará de ese amigo con el que quisiera brindar cada vez que se siente feliz.

jueves, 11 de agosto de 2011

Historia

del origen del universo: Dios, Adán, Eva, y la teoría creacionista. El big bang. Las partículas elementales. La teoría de las cuerdas. El universo en la espalda de una tortuga. La materia negra. No hay duda que venimos del caos: ya desde el primer renglón es imposible ponernos de acuerdo.

de la humanidad: Desde Adán y Eva, hasta el Apocalipsis. De un big bang a otro. De las partículas elementales a la expansión constante del universo. Del universo apoyado en la espalda de una tortuga al síndrome de fatiga crónica. Tampoco podemos acordar cómo será el final. Aunque nuestra desavenencia, al punto final de la historia, lo tiene sin cuidado.

del hombre común: Hay días que aún metiendo la cabeza debajo de las sábanas no se puede aliviar el peso de todo lo que uno elige ignorar, de todo lo que ha olvidado, de todo lo que debería saber y no se sabe. Esos días es mejor dormir un rato más, y dejar que la historia del mundo siga prescindiendo de nosotros.



martes, 9 de agosto de 2011

Tarde, les traigo la columna que salió el domingo en el diario La Capital. La rueda de la fortuna llena de letras cayó una vez más en la letra H.

Humor:

–Y te digo a ti, Pedro, que sobre esta piedra edificaré mi iglesia –dijo Jesús.
–Pará un poco, ¿me estás tomando el pelo? –se quejó Pedro por el juego de palabras: pedro y piedra eran lo mismo.
Jesús ya no pudo contener la risa.

martes, 2 de agosto de 2011

Hacinamiento:

Los libros en todas las direcciones, doblados, boca para abajo, horizontales, curvos y erguidos. Todos se pelean por un lugar en la biblioteca sin saber que pase lo que pase se convertirán en una pasta insípida no masticable