domingo, 13 de diciembre de 2015



Presentación En tres noches la eternidad

Dos días después, vamos a hablar de la presentación. La sensación es agridulce. Hay gente que disfruta de ese sabor. Lo que sin duda disfruté fue el compromiso y la dedicación de Alejandro Gómez y su grupo teatral Alto Impacto. Los monólogos estuvieron a cargo de Víctor Cutrono, Marina Pérez y Norberto García; para ellos todo mi agradecimiento, por la dedicación, el esfuerzo, las ganas y el desinterés. Y vuelvo a mencionar la energía y el compromiso de Alejandro Gómez. Su generosidad ha sido, como siempre, invaluable. Se enfrentaron a monólogos extensos y rebuscados y supieron contener y mejorar la historia. El segundo agradecimiento es para Bernabé Tolosa, agobiado por el trabajo, los exámenes y el fin de año, tuvo el tiempo para leer la novela, analizarme y ayudarme en su difusión; además armó una presentación ideal: casi no tuve que hablar ni justificar la novela. Para eso conté con Bernabé y las palabras a través de los actores y sus interpretaciones. El tercer agradecimiento es para los amigos que pudieron asistir, no voy a nombrarlos uno por uno pero sí agradecerles infinitamente por estar; y a los que no pudieron asistir, querían y se quedaron con las ganas. Y también mi agradecimiento para Librería Puro cuento y el editor Ezequiel Bajder que se gastó 800 km de su vida para decir presente.

Alejandro Gómez, Marina Pérez, Victor Cutrono, Bernabé Tolosa, Sebastián Chilano y Norberto García


El sabor agridulce me da ganas de revancha, de hacer otra presentación quitando todas las excusas: clima, lugar, horario, que el vino estaba moderadamente tibio, que a las presentaciones de libros hagas lo que hagas no va nadie, que no estamos para hablar de libros y ficción en este tiempo aciago en cuanto a política, etc. Por ahora no pasa de las ganas, habrá que convencer a los actores, tener la voluntad de empezar otra vez con la difusión, y levantar un poco el desánimo que da las pocas respuestas ante las grandes preguntas egocéntricas: ¿Para qué son las presentaciones de libros? ¿Para vender? ¿Para que los presentadores de ocasión, generalmente otros escritores, homenajeen al presentado como si fuera un genio incunable? ¿Para que los lectores descubran o se encuentren con el escritor? ¿Para quién son, los amigos, parientes, lectores, el escritor? Sin importar las respuestas, el único mandamiento es claro: hay que seguir haciéndolas; no importa si van 10, 20, 1000 o ninguna persona. Hay que seguir, sacar la foto (con plano cerrado si hay poco público) y sonreír para la circulación en redes sociales. Fuimos felices, y la felicidad está relacionada con el libro que se ofrece: esa oferta no está al alcance todos los días. Ni la interpretación de los actores que tanto esfuerzo y dedicación pusieron para jugar con la novela y el teatro.






jueves, 10 de diciembre de 2015



La novela se llama "En tres noches la eternidad"

El nombre del blog pasó al papel. Un nombre que durante mucho tiempo me acompañó. Este blog iba a estar dividido en 3 noches, la noche de los libros, la música y el insomnio. Ahora es tiempo de modificar el título. Dejar que el libro siga su camino: los inmortales y sus noches están en las librerías. La publicación de un libro nuevo es tan hermoso como temerario: ¿Para qué? ¿Con qué necesidad? Y sin embargo, la necesidad de contar historias persiste. Y el miedo también. Ganar un lector no es tarea fácil, y se pierde cuando mira cuantas hojas faltan para el aburrimiento. El nuevo nombre del blog no lo tengo claro aún, ojalá se convierta en el título de alguna otra novela que todavía no existe.