domingo, 31 de julio de 2011

Comienza la letra H en ALEGORÍAS O TODO LO CONTRARIO

Hipotermia:

Baja de la temperatura corporal que puede conducir a la muerte. Esta situación puede devenir en soldados atrincherados, turistas que exceden el tiempo de estancia en el mar Atlántico en la costa Argentina. En Entre Ríos, Uruguay y diversas provincias del litoral: situación catastrófica que sobreviene cuando se enfría el agua del mate.

martes, 26 de julio de 2011

Guerra:

Forma de confrontación armada entre bandos antagónicos dispuesta por una entidad suprema, llámese Estado, Gobierno o Religión para evitar la superpoblación mundial. Actualmente, ante su alto costo y gracias a la mala fama de las contiendas bélicas, este fin se busca alcanzar mediante la vieja práctica de esparcir enfermedades pestilentes. Por suerte para la industria bélica, la peste no suele ser tan controlable (salvo en las películas que se filman con beneplácito de la OMS) como la guerra, por lo cual en breve, en cualquier lugar del mundo, un nuevo enfrentamiento bélico volverá a darle el control a los gobiernos y las religiones sobre el crecimiento poblacional.



domingo, 24 de julio de 2011

Se agregan 3 nuevas palabras a ALEGORÍAS o todo lo contrario en este nueva entrega son "Guaraná" "Guerra" y "Gusano"

Gusano:

Un silencio inigualable se inicia cuando el primero entra en busca de alimento. Esperar que salga y diga que está todo bien suele angustiarnos. Y a la vez, esa espera nos llena de regocijo. Somos seres contradictorios. Somos gusanos de tierra, también. Y nos alimentamos de gigantes muertos encerrados en cajas de madera, que otros gigantes entierran entre lágrimas y preguntas sin respuestas.

viernes, 22 de julio de 2011

Comentario sobre el libro de cuentos "Lo que se pierde" de Alejandra Zina en la sección "Libros Ajenos"

jueves, 21 de julio de 2011

Gripe:

Este es un país pequeño, aunque no lo parezca. Y subdesarrollado, aunque no lo aceptemos. Por eso, cuando todo empezó, la mayoría de nosotros estábamos en nuestras casas, frente al televisor. El Gobierno dio el anuncio por la noche, en la franja que en televisión se conoce como “horario central”. El Ministro de Salud dijo que seguía las órdenes dadas por la Organización Mundial de la Salud. Al día siguiente nadie fue a trabajar. Algunos, protegidos con barbijos, guantes de látex y botellas de alcohol en gel, fueron a los mercados. Las góndolas se vaciaron en poco tiempo. Mientras tanto, todos esperábamos la llegada de esa primera noche para conocer la cifra de muertos. No hubo ninguna información. Y el silencio, lejos de tranquilizarnos, alentó la paranoia. Desde nuestro departamento podíamos ver una clínica. Casi nadie se animaba a concurrir a la guardia. Los que lo hacían, eran dejados en la calle por sus propios familiares. Dentro de la clínica veíamos a las administrativas, enfermeros y médicos, discutir. Si el paciente en la calle tosía, no lo aceptaban. Si después de un rato, lo veían bien, sólo entonces abrían la puerta. La segunda noche se reportaron los primeros muertos. Pero no fue por la enfermedad, fue por causas que los expertos admitieron como esperables y llamaron “efectos colaterales”. Linchamientos, agresiones entre vecinos, asalto a almacenes de barrio, oportunistas muertos por el gas venenoso que se ha instalado en los bancos después del último y violento asalto. La quinta noche, algunos empezamos a desconfiar. ¿Dónde estaban los muertos augurados? ¿Dónde se amontonaban los cadáveres apilados que la enfermedad iba a cobrarse? ¿Dónde ardían las piras de los infestados? ¿Dónde estaba el Gobierno? El séptimo día salimos a la calle. Con bronca. Fuimos a la Municipalidad. Y la prendimos fuego. Lo mismo pasó en la capital. Todo el Gobierno renunció y se llamó a nuevas elecciones. A la brevedad. Este cuento no debería tener moraleja, pero a los pocos días la Organización Mundial de la Salud emitió un comunicado diciendo que el mundo se había librado de la enfermedad, y pedía disculpas en los problemas que podría haber causado una alarma más que justificada.

domingo, 17 de julio de 2011

Primera parte de la octava letra del abecedario. Se lee abajo de todo en  ALEGORIAS o todo lo contrario

Griega:



Dícese de una civilización que conoció su esplendor durante el tiempo en que el sol giró alrededor de la tierra. Después, cuando el sol dejó de girar alrededor de la tierra, comenzó la decadencia. Sin embargo, esos pocos siglos le bastaron a dicha civilización para escribirlo absolutamente todo. Desde entonces los hombres venideros se preocupan en reinventar, actualizar y refutar todo aquello que los griegos inventaron. Sin suerte, claro.

jueves, 14 de julio de 2011

Mucho placer en subir un invitado a la sección LIBROS AJENOS, se trata en esta caso del autor turco-occidental-clásico-nobel Orhan Pamuk. Degustadas dos de sus novelas "La casa del silencio" y "Nieve" se sube un comentario sobre la primera: Libros Ajenos
Farsa:



Tenía que besarla delante de cámara. La besó sin problemas. Pero cuando se abrazaron el sintió las tetas firmes de su ex contra su pecho y pensó que todo era una farsa. Pero siguió adelante según lo pautado en el contrato. Después del programa tenía que sacarla del canal, llevarla a cenar, delante de todos los paparazzi y después irse juntos a su casa. Con ese sencillo procedimiento al día siguiente todos los programas hablarían de la reconciliación y ambos volverían a estar presentes por unos días en todos los medios de comunicación.
En algún momento, entre la cena y la casa, fue al baño del restaurante y se metió dos pastillas de viagra en la boca. Las tragó sin tomar agua. Se lavó la cara, más tranquilo, y terminó de cenar en paz.
Ya en la casa, se excusó para ir al baño y trató de pensar en otras mujeres que le dieran la erección capaz de concretar la reconciliación con su ex mujer que había empezado frente a las cámaras de televisión y que terminaría en la intimidad de su habitación. Trató de pensar en las películas pornográficas que había visto el último mes en soledad, pero se descubrió pensando en tetas artificiales. En los pechos de plástico firmes y duros. Irreales, de tan perfectos. Los cuerpos desnudos se transformaron en globos. Y los globos de silicona reventaron contra el techo. Imaginó un cielo eternamente nublado por nubes de siliconas que goteaban de vez en cuando un poco de vaselina. No pudo salir del baño. Ella le gritó a través de la puerta del baño. Él no se animó a contestarle. Veía como las tetas de plástico se reventaban una tras otra y una y otra vez contra el techo. Iguales a las que él le había regalado a su ex mujer poco antes de la pelea que los había separado.

domingo, 10 de julio de 2011

Felicidad:


Estado ideal del ser humano. Mentira inventada por el Estado. Ideal que ningún ser humano ha conocido. Mentira del ser humano en su ambición por alcanzar un estado ideal. Ideal inventado por el primer ser humano que se dio cuenta del peso de la mentira de su estado. Idea: ser humano sin estado ni mentira. En medicina: Línea plana en el electroencefalograma.
Se agregan palabras a la letra F, tercera parte a leer en Alegorías (las palabras son: fracaso - felicidad y farsa)

Fracaso:


Cuando lo tradicional no funciona hay que recurrir a medidas alternativas. Cuando las convenciones literarias fallan hay que intentar la renovación. Cuando la medicina occidental falla hay que invocar a los recuerdos chamánicos despreciados por la modernidad. Cuando el amor se termina ya no hay nada que hacer.

domingo, 3 de julio de 2011

Letra F, segunda parte, en ALEGORÍAS:


Furor:


Necesito descargar toda discografía de John Coltrane. Necesito descargarla ahora, sentarme en un sillón y escucharla toda la noche. Escribo John Coltrane en el buscador. Escribo Taringa en el buscador. 17 discos. No sé si es toda la bibliografía, pero es bastante. Algunos links están caídos. Copio los nombres de esos links para buscarlos en otra página. Podría ir preso por esto. Debería ir preso por esto. Los discos se bajan uno por vez. Mientras espero encuentro un disco acústico de Zwan. Zwan fue un proyecto breve que fundó Corgan una de las tantas veces que disolvió Smashing Pumpkins. Lo descargo. En la misma página hay un link para descargar toda la discografía de Trespassers William. Lo bajo. Ya no sé que escuchar primero. Ya no tengo ganas de sentarme en el sillón toda la noche. Hay más. Mucho más. Sigo descargando. Me duele el cuello. Me duele el brazo de apretar el Mouse. El reproductor de música se detiene. No me doy cuenta. Los parlantes emiten un zumbido. Es el silencioso corazón artificial de una computadora que busca con avidez música ajena.