lunes, 18 de abril de 2011

Artista: El paciente de la habitación 201 se levantó a mitad de la noche. Trató de llegar al baño pero no pudo. Vomitó de pie, junto a la cama. Su primer acto fue llevarse las manos a la boca, pero no lo hizo a tiempo y causó un efecto llamado “regadera”. Quiso dar un paso y resbaló sobre su propio vomito. Tuvo que apoyar las manos contra la pared para no caerse de cabeza, y todavía vomitó dos veces más antes de llegar al baño. El paciente murió esa misma noche. En la habitación podían verse las huellas de sus pasos, las marcas de sus manos en la pared. Si el hospital se hubiese derrumbado ese día y una era glaciar hubiese asolado el planeta, en 10000 años, quizás, alguien encontraría esas paredes y pensaría que esas manchas son pinturas, y estaría feliz de haber descubierto los indicios del primer artista de la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario