domingo, 23 de octubre de 2011

Navidad:

Su mujer viajó para las fiestas. Él se sentó a comer en el sillón frente al televisor. Solo tenía puesto el calzoncillo y un par de medias negras calzadas en ojotas de playa. Su cena era comer directamente de la lata de duraznos. Al día siguiente se lo comentó a un compañero de la oficina, y al contarlo no le pareció tan liberador como la noche anterior. Al contrario, le pareció triste. Tan triste que le dieron ganas de llorar por ese desconocido hombre solitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario