miércoles, 15 de febrero de 2012

Suicidio



Le dije la verdad. Que no nos queríamos. Le dije que habíamos sido obligados por nuestras familias. Que no podíamos seguir así. Le rogué que siguiéramos siendo amigos. Le propuse que habláramos hasta encontrar una solución. Me besó, piadosa, y se fue sin decir nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario