domingo, 8 de septiembre de 2013

El enojo más hermoso del mundo


Cuando estoy cansado y enojado (como ahora) cierro la puerta, tiemblo (como ahora) y puteo. A Dios (¿dónde está tu apocalipsis prometido?) a los hombres (¿dónde quedó tu tercera guerra mundial que nos hará  desde tus armas químicas?) a la revolución de las máquinas (¿dónde quedó tu ira que nos borrará a todos como programas obsoletos de PC?) a los extraterrestres (¿no están hartos de vivir entre nosotros esperando el día exacto en que puedan enviar la señal de invasión a las naves nodrizas?) a los meteoros (¿por qué carajo siguen desviándose de la órbita terrestre y se niegan a caer para convertirnos primero en fósiles y más tarde en petróleo?) a Hollywood (¿cuánto tiempo más tengo que esperar para ir al mercado chino de la vuelta de casa y descubrir que llegaron los zombis?) a Kurt Cobain (¿por qué carajo te mataste? ¿Para no decepcionar con un nuevo álbum igual a los anteriores? ¿Por que descubriste que eras Cristo?)
En esos días (estos) pienso en mis superhéroes de carne y hueso: en mi viejo que puteaba en todas las esquinas cuando manejaba, en Lili que sabe entender mis silencios, y en los amigos y amigas presentes y ausentes: y sobre todo hoy pienso en tres amigas: la que me mandó una encomienda para mi cumpleaños llena de regalos para mi hijo, en la que me contestó con sonrisas, alegría y diligencia cuando le pedí un favor en el competitivo mundo de los escritores, y en la que siempre se enoja conmigo de por vida y por suerte termina perdonándome.
Ahora tengo que dejar de escribir, sigo cansado pero ya no estoy enojado. Enojado está Agustín porque tardé bastante en darle cuerda a las abejitas que cuelgan sobre su cuna y dan vueltas alrededor de su pequeño gran mundo. Pero su enojo, ya lo dije en el título, es el enojo más lindo del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario