domingo, 3 de noviembre de 2013

Spanglish


I have another confesión para hacerles. Me gusta plagiar canciones. Canciones en inglés. El problema es que no sé inglés. I know lo básico. Lo mínimo. No sé un carajo, wtf, para qué mentir. Entiendo lo que se puede entender de escuchar siempre las mismas canciones o mirar los mismos capítulos de the big bang theory, que no es nada, o que lo es todo pero no tiene nada que ver con la realidad; se parece más a lo que quiero que se parezca. Es como desear que Sheldon sea Sheldon y no un adulto actuando de nerd. Lo sé porque sé que la vida no es lo que parece. Lo sé porque varias veces he buscado la letra de la canción de turno en google y cortado y pegado en los fuckin traductores free y gratuitos. Y nada que ver con lo que pienso o imagino. Por eso hace tiempo que prefiero no saber qué mierda dicen las canciones en inglés. Que prefiero que where is my mind sea sólo el final perfecto de El club de la pelea. Prefiero quedarme con las dos primeras estrofas de Serve the servants y así sentirme libre de contradecir todo lo que otros aman de Nirvana. Prefiero ponerles mi letra y mi sentimiento a las cosas que no entiendo; por eso escribo, supongo, por eso reniego de my soul and my skin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario