domingo, 30 de junio de 2013


Una forma de vida  

Novela de Amélie Nothomb



Si alguien me pidiera que hiciera una síntesis escribiría así:

Un soldado norteamericano en Bagdad lleva al extremo su adicción a la comida para dejar en su cuerpo la evidencia de su sufrimiento, pero la grasa que acumula lo seduce y enamora, al punto de llamarla como la heroína de las mil y una noche; la grasa de los ricos que Chuck Palanhiuk en su Club de la pelea usó para financiar los proyectos de sus protagonistas, en Una forma de vida Nothomb la usa para que su personaje sienta que tiene acostada, debajo de la piel, a la mismísima Sherezade y se niege a adelgazar para no matarla.

Si alguien, además, me pidiera que marque una párrafo, una oración o un silencio de la novela, marcaría este:

Detrás de toda obra se esconde una pretensión enorme, la de exponer tu visión del mundo. Si semejante arrogancia no se compensa con la angustia de la duda, el resultado es un monstruo que es al arte lo que el fanático es a la fe.




No hay comentarios:

Publicar un comentario